Y  hoy, desde DEADLYWOOD, para alegrarnos la Navidad y hacer que verdaderamente sea feliz, el mejor regalito: María Montero!!!

María es otro de los grandes amores que me he encontrado en mi viaje fotográfico… No solo es una persona cuyo aspecto, belleza y actitud impresionan, sino que es (aunque ella se empeñe en negármelo) la Bettie Page española. La conocí gracias a unas fotos fantásticas que le hizo Jose Cepas, un fotógrafo y amigo excepcional, que tiene exactamente el mismo gusto que yo para reclutar modelos. En el 99% de los casos, siempre que hablamos de una modelo en plan “tienes que hacerle fotos a…” al final la respuesta siempre es “yaaa, ya me había fijado!” Pues con María sucedió lo mismo, solo que él llegó primero.

Esta foto, sin embargo pertenece a una sesión conjunta que había planeado en Madrid con mi queridísima y gran fotógrafa Bella Dianez, conocida artísticamente como Berkanna. Yo ponía las modelos, Sandra Borrego y María Montero y ella ponía la localización, Puente Alcocer.

La idea inicial era hacer una sesión muy fetish en una especie de edificio / nave abandonada en dicho lugar… pero como las cosas se suelen torcer, y aun a pesar de haber visto fotos en internet del lugar y haber dado el visto bueno a la localización, al llegar allí (un sitio en el medio de la nada) nos levamos la sorpresa de que estaba siendo rehabilitada. Nos habíamos quedado sin localización. Incluso, como personas buena y civilizadas, pedimos permiso a un guardia de seguridad, pero NO. Los fotógrafos somos gente peligrosa… disparamos con nuestras cámaras… así que nada de fotos allí.
Escenario: Casi las 5 de la tarde, cargados con nuestros petates, dos modelos todavía por maquillar… y sin localización. No nos sobraba el tiempo, sobre todo porque en un par de horas, ya no tendríamos luz… con lo cual decidimos trabajar, fuese como fuese.

Así que nos quedamos con lo poco aprovechable que había allí, que era un muro de bloque con graffitis, un caminacho de mala muerte  y unos montones de tierra. Se maquilló  a las niñas (que se tuvieron que vestir, desvestir mejor dicho, en el medio de la nada)  y nos pusimos a trabajar con lo poquito que allí teníamos. Hasta aquí, todo más o menos “normal”… una sesión accidentada que acaba convirtiéndose en improvisada. Lo realmente divertido fue ver como empezaba a desfilar personal por allí: estábamos en medio de un poblado de yonkis que muy respetuosamente se pusieron a mirar la sesión y a deambular. Me hizo mucha gracia una chica que le reñía a su compañero (supongo) por ponerse a mirar para María “pasapalaaaaaaaaaaaaaante!!!”Lo que no me pase a mí…

Nuestras caras eran una mezcla de asombro, miedo, pensamiento de “que hacemos aquí???” y aun encima por si fuera poco, aunque teníamos la situación controlada… estaba empezando a anochecer. Con lo cual decidimos escapar de allí… Bueno, realmente fue una especie de decisión unánime  en la que el único que quería seguir haciendo fotos era yo. Abandonamos “yonkiland”, pero mientras esperábamos a que viniesen a recogernos en coche para llevarnos a la estación de tren,  tuvimos la ocasión de ver como los “patatuning lugareños”trataban de impresionar a mis chicas haciendo trompos con sus coches último modelo… En fin, si algún día queréis viajar a otra dimensión si gastar mucho dinero, Puente Alcocer es vuestro destino.

Hablando de la foto en cuestión de María y en vista del look tan BRUTAL que traía, quise hacer algo similar a lo que hace mi admiradísimo Steve Diet Goedde. Chica BRUTAL, con estilismo BRUTAL y pose BRUTAL. Hicimos muy poquitas fotos en la sesión… no creo que llegase ni a 30 por chica… pero en medio de ellas estaba esta preciosidad. Una de mis 5 fotos favoritas de todas las que he hecho, y aun encima a una niña que quiero muchísimo. Todos los días os digo lo mismo en DEADLYWOOD, pero es que todas y cada una de las diecinueve niñas seleccionadas son altamente especiales para mí. De ahí que quiera enseñároslas  y presumir sanamente de ellas.

En el aspecto procesado… la foto original ya me parecía muy buena. Pero basándome un poco en la estética de las fotos de mi queridísimo Steve, tan setenteras a veces, opté por un revelado cruzado que le aportase a la toma un aspecto mucho más “vintage”.  Hice también la correspondiente versión en blanco y negro, que me encanta y que envié a Steve diciéndole “mira… una foto como las tuyas!!!!” A lo que él me respondió… “Muy bien Álex… aunque no te olvides de que mis fotos no están tan contrastadas… ja ja ja”.

Desde DEADLYWOOD, el mayor de mis abrazos, besos y cariños para María… una niña que rebosa atractivo, presencia y belleza por cada uno de los poros de su piel. Te quiero muchiiiiiiiisimo Meeeeeery… pero te recuerda que todavía me debes tus botas.

Muchas gracias por todo solete!.

Anuncios